La batalla por el dominio de las gafas 3D

Por | 30 de Diciembre de 2009, 18:01

El negocio de las gafas 3D no es moco de pavo. Son muchos los miles de gafas que se están repartiendo en los cines de todo el mundo, y la cosa acaba de empezar. Además, este año que entra, el 3D llegará también a nuestras casas, o al menos a las de los que se compren uno de los televisores 3D que van a inundar los MediaMarks de turno. En un interesante artículo del New York Times se analizan las distintas opciones disponibles.

xpand-active-glasses

Para conseguir el efecto tridimensional, una película 3D contiene dos imágenes para cada fotograma, y las gafas tienen como misión hacer que cada uno de ellos llegue solamente al ojo que le corresponde. Para conseguirlo existen actualmente tres tecnologías distintas y cuatro son las empresas que compiten por imponer sus binoculares.

reald

Con 4 millones de gafas fabricadas RealD es actualmente el líder. Sus gafas utilizan lentes polarizadas y cuestan unos 65 céntimos de dólar el par. MasterImage 3D es otro fabricante que utiliza una tecnología similar. Los laboratorios Dolby fabrican otro tipo de gafas que filtran la luz por frecuencias y cuestan 28 dólares. Finalmente la marca XpanD utiliza gafas LCD obturadoras que llevan una batería incorporada y cuestan unos respetables 50 dólares.

Debido a su elevado precio, las gafas de Dolby y Xpand son reutilizables, esto supone que hay que lavarlas después de cada uso. Además requieren la instalación de sistemas antirobo para que el público no se las lleve a casa. Por contra, las gafas de RealD son mucho más baratas y por tanto desechables.

Dolby3Dglasses-550x290

Pero ¿qué tecnología proporciona la mejor imagen tridimensional?. La cuestión no está nada clara, según Joe Miraglia, director de una importante cadena de cines, los espectadores no aprecian la diferencia. Además afirma que cualquiera de las 4 opciones supone unos costos similares para los cines.

Hasta aquí el panorama en los cines, la cuestión es ¿ocurrirá lo mismo cuando el 3D llegue a nuestras casas, o se pondrán de acuerdo los fabricantes para usar un solo sistema estándar?. Sólo el tiempo lo dirá, pero yo me decantaría por la primera opción: tendremos guerra.