Guía de compras 3D. Elige televisor en 12 cómodos pasos (y II)

Por | 21 de Septiembre de 2010, 19:04

6-¿Consolas en 3D?

Tras la primera parte de nuestro especial sobre las tres dimensiones, qué mejor día para continuar con la segunda parte del mismo, que precisamente hoy. Lo digo, porque os recuerdo que este 21 de septiembre, es cuando acaba de salir la actualización para las consolas Sony PS3 que habilita la reproducción de películas 3D. Si hasta ahora en una PS3 "sólo" se podía sacar partido de las tres dimensiones con los juegos, a partir de hoy también podréis disfrutar de películas en 3D. Eso sí, si dáis con ellas porque son fracamente complicadas de conseguir.

Y hablando de videojuegos y 3D, la cosa está más que clara. De las consolas de nueva generación, actualmente y hoy por hoy, únicamente el buque insignia de Sony es capaz de soportar la reproducción de contenido en 3D (tanto en películas como en videojuegos). Por el momento, Microsoft con su Xbox 360, aunque afirma que el hardware es lo suficientemente potente como para soportar 3D sin problemas, prefiere esperar y ver cómo se desarrolla el partido de las tres dimensiones. Así que si queréis matar dos pájaros de un tiro y haceros con uno de los merjores reproductores Blu-ray del mercado, a la vez que saboreáis las reproducción de películas y videojuegos en 3D; sin duda alguna una PS3 es la opción a tener en cuenta.

7- HDMI 1.4: la conexión del futuro

Otra de las ventajas que nos trae el 3D bajo el brazo, es la necesidad de una nueva conexión que sea capaz de aguantar con la abrumadora cantidad de datos necesarios para transmitir imágenes en Alta Definición y encima en tres dimensiones. Justo por ello, nació un nuevo standard en cuanto a conexiones HDMI: el HDMI 1.4(a).

Este nuevo standard, garantiza que tanto los conectores de los equipos, como el cable necesario para la transmisión de datos, contarán con el ancho de banda suficiente para no sólo transmitir audio + vídeo en Alta Definición, sino también vídeo en 3D (hasta dos imágenes simultáneas a 1080p) y atención al dato: se incluye el soporte de datos (conexiones de red) y vídeo con resoluciones de ¡hasta 4K!. A lo anterior hay que añadirle la inclusión de un nuevo canal de retorno de audio, que permitirá conectar nuestros televisores a un sistema de sonido con una menor cantidad de cable.

Con estas características, los fabricantes desvelan por dónde piensan que irán los tiros en los próximos años. Así, lo más destacable será la inclusión de datos Ethernet en el cable HDMI, lo que nos viene a indicar que los fabricantes pondrán mucho interés en el acceso a los servicios de Internet, alquiler de películas on-line y servicios de streaming.

8- TDT-3D

Y aquí tenemos otra de las ventajas del nuevo cable HDMI 1.4, que en su revisión (a), añade también el soporte de las emisiones televisivas en tres dimensiones. Vale que hablar en un país como el nuestro (donde todavía ni tenemos emisiones oficiales en TDT-HD) de televisión TDT-3D, puede parecer absurdo, pero parece ser que será el futuro. Mismamente aunque vía satélite (DVB-S) Canal + ya ha realizado emisiones en tres dimensiones para España no hace muchos meses y los canales dedicados al 3D proliferan como las setas por todos los países del mundo.

Pero lo que se desprende de la situación actual, es que la mayor parte de contenidos en 3D, será de acceso premium (vamos, de pago), puesto que tanto las emisiones por satélite, como por terrestre, como las películas en alquiler o en Blu-ray hay que adquirirlas. Todavía queda mucho tiempo para que veamos canales generalistas en tres dimensiones....

9-Los problemas del 3D

Una de las principales diferencias de las tres dimensiones, con respecto a los "saltos" que ha tenido la televisión hasta ahora (blanco y negro / color / Alta Definición), es la necesidad de utilizar un "accesorio" (gafas 3D) que debemos usar para poder disfrutar de esa nueva ventaja. La cosa no pasaría de una mera incomodidad, si no se hubiera demostrado que para ciertas personas un tanto sensibles, el utilizar esas gafas durante el visionado de una película puede producirles cierto malestar pasajero.

Las diferentes compañías ya se han curado en salud, dejando bien clarito en sus manuales las contraindicaciones médicas que tienen sus equipos. Consisten básicamente en vista cansada, ligeros mareos y en algunos casos dolores de cabeza. Vamos, nada que no hayáis experimentado tras aguantar las 3 horas de "Avatar" en un cine. Como suele ser habitual, los más propensos a sufrir estas molestias, suelen ser niños y ancianos, razón por la cual los oftalmólogos desaconsejan la utilización de equipos 3D por menores de 3 años.

10-¿Y los contenidos?

Este es quizás a día de hoy el mayor talón de aquiles de esta nueva tecnología. La falta de contenidos en 3D es más que notoria y aunque los fabricantes se esfuercen en anunciar a bombo y platillo unas supuestamente impresionantes pantallas con capacidad 3D, si no tenemos nada que ver, mal comenzamos.

Los grandes de la electrónica intentan paliarlo, regalando películas Blu-ray 3D con la adquisición de un nuevo televisor o de un kit 3D. Pero ahí tenemos otro problema: se necesita un nuevo reproductor de Blu-ray-3D para poder verlas. Otra compra más. Eso sin hablar de que si uno se compra un flamante televisor 3D, espera poder crear su propio contenido 3D: pues estamos en las mismas, no hay nada que nos lo permita hacer. Bueno, hay anunciados equipos (como la famosa videocámara 3D de consumo de Panasonic o la cámara de fotos 3D de Fuji), pero una por el momento todavía no han salido al mercado y la otra cuenta con una distribución más bien escasa.

Eso sin mencionar que lo que son emisiones de televisión en 3D, son prácticamente inexistentes. Hay que tirar o bien de satélite (Canal+, Sky 3D o Direct TV) o como mucho televisión por cable (Estados Unidos). Y para rematarla, las novedosísimas películas en Blu-ray 3D a parte de extremadamente caras, son incompatible con los "viejos" (de más de 6 meses) reproductores Blu-ray.

En definitiva, que ya os habréis dado cuenta de que el acceso a contenido 3D es TODO de PAGO. Bien sea por necesitar la compra de nuevo equipamiento (videocámaras, blu-ray, etc); porque necesita de un canal de televisión (satélite o cable) de pago o porque sólo está disponible a través de unas cuantas películas en Blu-ray carísimas.

11- Equipos disponibles

Supongo que a estas alturas ya te habrás dado cuenta de que si quieres tres dimensiones toca renovar televisor. Aunque la oferta actual no es que sea muy amplia y se encuentra centrada en equipos de gama alta y muchas pulgadas, la tendencia en el 2011 será la de llevar las 3D a equipos de tamaño cada vez menor y a precios asequibles.

Sobre qué elegir, ahí ya es cuestión del gusto de cada uno. Sabéis que hay opciones de los diversos fabricantes tanto en plasma como en LCD, por lo que las preferencias de cada uno serán las que primen (aunque como ya sabéis, la calidad de imagen de los plasmas suele ser mejor que la de LCD). En cualquier caso, casi todos los fabricantes tienen algún modelo en 3D. Desde Sony con sus series X800/NX710/NX810, hasta Panasonic con su VT20, pasando por la onmipresente Samsung con sus series C7000/C8000/C9000, Philips con sus recientes Cinema 21:9 en 3D o Sharp estrenando los nuevos superpaneles Quatron ahora también en 3D. Eso, sin olvidarnos de LG y su nueva serie de equipos LX6500 y PX950.

12- Conclusiones

Pues hemos llegado al final. La cosa es bien sencilla: los fabricantes se han empeñado en meternos el 3D por los ojos como medio de renovación del parque de televisores. Es por ello que si quieres 3D, no hay más remedio que hacerse con un equipo nuevo (o al menos uno 3D Ready). Lo bueno del asunto, es que también implica renovación del Blu-ray que te acabas de comprar y encima la necesidad de comprar gafas adicionales (para las visitas). Así que si todavía no tienes muy claro que te interese esto del 3D, o prefieres esperar a ver cómo evoluciona la tecnología 3D sin gafas... yo iría cogiendo asiento para ver cómo se desarrollan los acontecimientos...