High-rank 3D: el futuro de las 3D sin gafas se desarrolla en el MIT

Por | 8 de mayo de 2011, 18:19

Nueva vuelta de tuerca para que el mundo de las tres dimensiones se convierta en algo "normal" y aceptado por los usuarios. Esta vez, el último invento nos llega del MIT, una de las cunas de la investigación mundial y atiende al nombre de High-rank 3D. Bajo ese nombre, se esconde una nueva tecnología de representación de imágenes 3D sin gafas, que revolucionará los procesos de generación de imágenes en tres dimensiones.

Si hasta ahora la práctica totalidad de sistemas 3D sin gafas se basan en tecnología Parallax Barrier, con la presentación de este nuevo sistema HR3D parece que esa tecnología ya está más que obsoleta. El nuevo sistema de representación HR3D, ha sido desarrollado en el MIT Media Lab, estando el grupo investigador dirigido por el profesor Ramesh Raskar. Basado ligeramente en el concepto de paralax barrier, este sistema HR3D, se basa en dos pantallas superpuestas para la creación de la sensación de tres dimensiones. Con ello, no sólo se consigue aumentar notablemente el ángulo de visualización 3D, sino que incluso "sigue funcionando" cuando se gira la pantalla.

El sistema funciona gracias a dos capas de imágenes superpuestas (vamos, dos paneles LCD), de modo que la "capa superior" de la imagen, se basa en una "máscara virtual" de la imagen presente en la "capa inferior". Además esta capa superior cuenta con miles de pequeñas "aberturas", cuya orientación se encuentra ligada al contorno de los objetos y no es fija y vertical como ocurre en los sistemas Parallax. Como esas "aberturas" son tantas y se modifican en función de los objetos representados, este nuevo sistema consigue una imagen 3D consistente, a pesar de que se gire la pantalla 90º o que el observador modifique su orientación con respecto a la imagen.

Por si todo lo anterior fuera poco, el método HR3D permite un ahorro considerable de energía con respecto a un sistema Parallax, por lo que se podrían conseguir equipos con mucha más autonomía y menor consumo. Como habréis supuesto, por el momento estamos sólo ante un prototipo de laboratorio. Una tecnología todavía incipiente y a la que le falta bastante recorrido como para implantarse en procesos de producción industrial. De cualquier forma, nos permite hacernos una idea de hacia dónde se dirigen los sitemas 3D en el futuro: hacia la eliminación de las famosas e incómodas gafas.

Vía: MIT | Paper