Hiperdef Labs: Probamos el picoproyector PicoPix 1430 de Philips

Por | 3 de mayo de 2011, 13:26

Hoy en nuestro laboratorio, vamos a probar uno de los últimos avances en electrónica que han aparecido en el mercado: los picoproyectores. Todo un alarde de ingeniería, estos equipos consiguen introducir en un cuerpo de reducidísimas dimensiones, toda la electrónica necesaria para lograr una proyección más que decente para espacios reducidos. En esta ocasión, analizaremos la gama de proyectores PicoPix de Philips y más concretamente su modelo tope de gama PicoPix 1430. Sin más dilación, pongámonos manos a la obra.

Características Técnicas

  • Basado en tecnología de proyección LCoS
  • Iluminación RGB LED con vída útil de 20.000 horas
  • Resolución nativa 800 x 600 píxeles en 4:3
  • Contraste 500:1
  • Brillo de 30 lúmenes
  • Distancia de proyección entre 20 centrímetros y 3 metros
  • 2 GB de memoria interna
  • Potente reproductor de medios con soporte MKV
  • Admite señales de hasta 1080p
  • Mando a distancia
  • 2 Altavoces de 0,3 vatios
  • Batería interna con 1,3 horas de autonomía

El Equipo

La verdad, hay que reconocer que Philips ha pensado en todo. Con el equipo se incluye absolutamente todo lo necesario para comenzar a proyectar nada más ser desempaquetado. Así, además del picoproyector, nos encontramos con su mando a distancia, una práctica funda de transporte (algo que no suele muy habitual el incluir), cables USB y de vídeo compuesto, un adaptador para sticks de memoria USB, la fuente de alimentación con tomas europea e inglesas, así como un pequeño trípode que le vendrá como anillo al dedo y una más que sucinta guía de usuario.

En cuanto a la construcción del equipo, ésta es robusta, aunque delicado ya que por su pequeño tamaño da la impresión de que se te va a caer de las manos en cualquier momento. De cualquier forma, esto nos puede llegar a engaño, ya que a pesar de su reducido tamaño estamos ante un proyector más que competente. A destacar, no sólo el que se incluya un slot para tarjetas SD (compatible con SDHC) con el que poder comenzar la reproducción de nuestros archivos de modo inmediato, sino el hecho de poseer un potentísimo reproductor multimedia que me ha dejado literalmente boquiabierto.

Para aclarar las cosas, decir que visto lo anterior, este equipo está más pensado como reproductor multimedia que como mero sistema de presentación de diapositivas, informes en formato *.doc, powerpoints o excels. Lo digo porque para empezar, los cables necesarios para conectar a un PC (adaptador VGA) y realizar proyecciones, deben comprarse a parte (y no parecen ser precisamente baratos) y segundo, porque el equipo no soporta de forma nativa esos "archivos de oficina".

Reproductor Multimedia

Y aquí es cuando llegamos a su famoso reproductor de medios. Sólo puedo decir una cosa: IMPRESIONANTE para un equipo de estas dimensiones y sobre todo tratándose "tan sólo" de un pequeño proyector de bolsillo. Se lo traga todo. Y cuando digo todo, es literalmente todo: desde MKV con audio en DTS (del que hace dowmix) hasta FLV, pasando por M2TS o los más comunes y mundanos DivX. Compatible con audios en AC3 y DTS, admite incluso subtítulos aunque el soporte de este último apartado es un tanto flojillo (si tienes varias pistas de subtítulos, no he encontrado la forma de seleccionarlas). Además de todo lo anterior, evidentemente podrás reproducir fotografías (archivos JPEG, BMP, PNG, GIF, TIFF) y música (MP3 y WAV).

Como hemos comentado, el equipo integra de serie 2GB de memoria interna, a la que puedes "subir" todos los archivos que necesites, por lo que con sólo el proyector estás más que cubierto. De todas formas, tenemos también un slot para tarjetas SD e incluso un cable adaptador para stick USB. Vamos, que por opciones que no sea. Os recuerdo, que los archivos " de oficina" no los lee de forma nativa, por lo que para ese caso, necesitarás comprarte un cable adaptador adicional, que permita conectar el proyector a la salida VGA de tu ordenador.

En cualquier caso, la parte multimedia del equipo llama poderosamente la atención, sobre todo si tenemos en cuenta que se incluye también un pequeño mando a distancia tipo "slim" para controlar las principales funciones del equipo. Muy muy básico, por lo menos nos servirá para subir o bajar volumen, encender y apagar el equipo o variar el brillo.

Proyección

Uno no puede más que quedarse boquiabierto al desempaquetar este proyector. Demuestra hasta que cotas de miniaturización ha llegado la tecnología hoy en día. De un tamaño más pequeño que una caja de CD, nos encontramos con un proyector capaz de lograr una imagen "potente", con nada menos que 1,2 metros de base, ahí es nada.

Al contrario que sus hermanos mayores, este proyector se basa en tecnología de proyección LCoS e iluminación LED. La principal ventaja de ello, es que literalmente te olvidas de tener que cambiar lámparas. Primero porque no existe (el proyector funciona con un sistema de tres LED de colores rojo, verde y azul para lograr los colores) y segundo porque la vida útil de los sistemas LED es tan grande, que cuando le pase algo a esos LEDS, el equipo ya será una anticualla.

Pero no todo iban a ser ventajas ¿verdad?. La parte negativa de los sistemas LED, es que consiguen cotas de brillo muy alejadas de lo que suele ser un proyector convencional. Para que os hagáis una idea, un equipo medio basado en lámparas, suele llegar como mínimo a los 1000 lúmenes y en este caso estamos hablando de tan sólo 30 lúmenes. Como podréis imaginar, estos picoproyectores están pensados para movilidad y sobre todo para entornos muy reducidos. La ventaja que tienen, es que en una habitación totalmente a oscuras, dan la talla. Eso sí, con luz ambiente es prácticamente inviable su utilización.

Este PicoPix 1430 no iba a ser una excepción y para lograr una imagen consistente necesitamos estar en total oscuridad. En ese caso, sus 30 lúmenes se ven más que suficientes e incluso en modo ahorro de energía (que logra una mayor duración de la batería interna y de la vida útil de los LEDS) se ve la imagen con agrado. Haciendo pruebas, desde una distancia de 2,5 metros he conseguido una pantalla de 1,2 metro de base por 90 centímetros de alto que se ve como si de un cine se tratase y suficiente para una pequeña audiencia.

A destacar su sistema de dos pequeños altavoces de 0.3W. Me han dejado gratamente sorprendido, puesto que aunque son meramente testimoniales, se escuchan mucho mejor que equipos de gama superior. De cualquier forma, el proyector cuenta con salida de audio, para que le puedas conectar unos cascos o unos pequeños altavoces externos mucho más competentes que los incluidos de serie. No hay que olvidarse tampoco de su batería interna, que con una autonomía entre las 1,3-1,8 horas reales te puede sacar de más de un apuro.

Defectos

Pero no todo iban a ser cosas bonitas ¿no?. El equipo también cuenta con sus puntos negativos y alguno de ellos puede que incluso eche para atrás a algún posible usuario. El más llamativo de ellos, es el fuerte efecto Rainbow (o arcoiris) que se puede apreciar en las proyecciones. Es algo difícil de explicar si no se tiene el equipo delante, pero digamos que las personas sensibles a él (unos lo somos más que otros) pueden apreciar ligeras estela de colores al ir cambiando el punto hacia el que miran en la pantalla. Aunque este tipo de aberración óptica, suele ser más habitual en los proyectores DLP con rueda de color, parece ser que en este Philips basado en LCoS, la frecuencia de refresco de los tres LED primarios no es lo suficientemente elevada como para minimizar este efecto. Es una pena, pero es lo que hay.

Indicar también, que los colores tienden a la saturación y ante la ausencia de un menú que nos permita ajustar individualmente los parámetros de color, a alguno puede que le parezca una proyección un tanto saturada. Nada del otro mundo, pero poco personalizable.

Y por último, casi el peor de todos los defectillos con los que cuenta el equipo: Fugas de luz. Al principio pensé que se trataba de algún defecto del equipo de muestra, pero buscando por la red, parece ser que no, que es algo característico de esta serie ya que le ha ocurrido a más gente incluso con otros modelos de la gama. Como podéis ver en la imagen de muestra, en la parte superior derecha se puede apreciar una zona triangular con tonos lechosos de gris, que no es otra cosa que una fuga de luz en toda regla. Vale que en un televisor pueda pasar (puesto que normalmente se suele utilizar con luz ambiente y así pasan más desapercibida), pero que lo tenga un proyector es un fallo basante gordo. Se supone que un proyector se usa en oscuridad total (y un picoproyector todavía con más razón) por lo que cualquier pequeña fuga de luz se va a notar a la mínima de cambio. Indicar también en su defensa, que esta fuga de luz se nota más en las películas con bandas negras, que en aquellos vídeos en formatos 4:3.

Que no se olvide comentar, que el equipo no cuenta con corrección de Keystone, por lo que aunque no imprescindible para la proyección, si que resultará mucho más complicado el ajuste correcto de la proyección de forma que no se creen trapecios, ni imágenes distorsionadas. La ausencia de un zoom de proyección, viene a complicar un poquillo más la cosa de situar correctamente el equipo para la proyección.

Conclusiones

6,5/10

En definitiva, estamos ante una pequeña revolución en cuanto a lo que proyectores se refiere. Este equipo viene a demostrar que la tecnología LED tendrá un gran futuro. Con tamaños más reducidos, autonomías más largas y sobre todo olvidándose de cambiar costosas lámparas. Este PicoPix 1430 es una muestra de hasta dónde puede llegar la tecnología: lograr un proyector de bolsillo que puedes llevar a todas partes, pudiendo proyectar en casi cualquier situación y lugar. Aunque debido a sus escasos 30 lúmenes, se necesita un entorno muy controlado para lograr una proyección "de callidad". El equipo se completa con un potentísimo reproductor de medios, que puede complementarse con los adaptadores pertinentes para proyecciones desde PC.

Teniendo en cuenta todo lo que incluye el equipo, los 2GB de memoria, el trípode, la batería y el reproductor multimedia integrado, los 299.99€ que piden por él los veo ajustados aunque en la banda alta de precios (deciros, que por Internet se puede encontrar desde 229€); siendo sus únicos defectos un efecto rainbow bastante acusado y unas fugas de luz a todas luces imperdonables.

A Favor:

  • Pequeñísimo tamaño
  • Potente reproductor de medios con soporte MKV
  • Altavoces más que competentes
  • Batería interna
  • Batería de accesorios más que completa

En Contra:

  • Pequeñas fugas de luz en parte superior derecha de la pantalla
  • Efecto Rainbow muy visible
  • Ventilador algo ruidoso
  • Ausencia de ajuste Keystone
  • Batería no reemplazable por el usuario.

Para finalizar, os dejo con un pequeño vídeo donde se muestra una proyección en oscuridad total y unas cuantas fotos del equipo. Tened en cuenta que en el vídeo se aprecian "giros de color" que en la realidad no existen (en la realidad la imagen se ve perfecta, sin esos tonos magentas ni esos ciclos de color). El vídeo es más para que os hagáis una idea de la luminosidad del equipo y de los subtítulos, que para otra cosa.