Panasonic, Samsung, Sony y Xpand 3D se caen de la burra y apuestan por unas gafas 3D universales

Por | 8 de agosto de 2011, 22:57

Tras varios años con los principales fabricantes de televisores empecizados en fabricar cada uno sus propias gafas 3D compatibles sólo con sus equipos, ha tenido que llegar la crisis de ventas y sobre todo LG con sus televisores Cinema 3D de gafas pasivas superbaratas, para que fabricantes como Sony, Samsung y Panasonic se dieran cuenta que de seguir así no iban a llegar a buen puerto. Caídos del guindo, han decidido unir fuerzas y presentar unas gafas universales compatibles con cualquiera de los televisores de sus equipos que hará a todos los consumidores un poco más felices.

Y es que no era de recibo que te comprases un televisor 3D en el 2010 y que las gafas que el propio fabricante presentaba en el 2011 ya fueran incompatibles con él (caso de los últimos equipos de Samsung, que en el 2010 funcionaban por infrarrojos y en 2011 por Bluetooth). Compañías como Xpand 3D intentaban paliar la situación, con la presentación de gafas universales de su propia cosecha, pero esa tampoco era la vía. De hecho, desde mi humilde opinión, esa incompatibilidad de hardware era una de las principales barreras para la penetración de esta tecnología: una vez que te compraras una televisión de determinado fabricante, sólo podías utilizar sus gafas.

A comienzos de estese mismo año, la CEA ya había iniciado los pasos para crear un estándar en sistemas de gafas activas, pero ha sido ahora cuando los principales fabricantes de televisores se han dado cuenta de que ese era el camino a seguir. Así, Sony, Samsung y Panasonic, ya ha entablado conversaciones con Xpand 3D (el principal fabricante de gafas universales de la actualidad) para lograr llegar a un acuerdo y establecer un único estándar para todos los televisores vendidos con el sistemas de gafas activas.

Este acercamiento se engloba dentro de la Full HD 3D Glasses Initiative y permitiría la interoperabilidad de las gafas 3D entre esos cuatro fabricantes, al mismo tiempo que aseguraría la retrocompatibilidad con los equipos ya existentes. Lo que no ha trascendido es si se adherirían al antes mencionado estándar propuesto por la CEA o si simplemente crearían otro nuevo. En cualquier caso, bienvenido sea este paso, aunque es una pena que hayan tardado más de cuatro años endarse cuenta de este pequeño "gran" problema.