Sony reestructura su división de televisores y Hitachi directamente la cierra

Por | 4 de agosto de 2011, 23:07

Malos momentos los que está atravesando la industria de la electrónica de consumo. Sobre todo la japonesa, que vio como las bajas ventas por culpa de la crisis económica, se han unido a las cuantiosas pérdidas por culta del terremoto de hace unos meses. Dos de los fabricantes más afectados han sido Sony y Hitachi, que finalmente han tenido que tomar decisiones duras y drásticas con respecto a sus divisiones de televisores.

Sony se replantea el negocio

Así, la Sony que ha visto multiplicadas por 6 sus pérdidas tras la catástrofe, ha tomado cartas en el asunto y ha decidido reestructurar todo su departamento dedicado a televisores. Este departamento ya era famoso en el mundillo, por no levantar cabeza desde hace años, pero ahora se ha hecho necesario parar esa sangría de pérdidas.

En declaraciones de su Masaru Kato, Chief Financial Officer de la compañía nipona, indicó que la división debe obtener beneficios como sea, aunque sea a costa de perder volumen de ventas. Para ello, están pensando incluso en una alianza estratégica con otros fabricantes, para intentar compartir costes de producción.

Y nada de estrategias a largo plazo... todas estas implementaciones del negocio de televisores, se llevarán cabo inmediatamente. Aunque parece que todavía no lo tienen muy interiorizado, puesto que mucha palabrería, pero ya empiezan con mal pie: la esperada televisión Playstation 3D TV acaba de ver retrasada su salida al mercado hasta después de navidades, perdiéndose todas las ventas de una de las fechas más emblemáticas del año en cuanto a cifras de ventas.

Hitachi directamente cierra plantas y subcontrata la fabricación

Pues la cosa parece estar todavía peor en Hitachi, puesto que tras meses de resultados negativos, la compañía ha decidido directamente cerrar sus plantas de fabricación de televisores. Los motivos son muy similares al caso de Sony: las pérdidas producidas por el terremoto de Japón, malas cifras de ventas (nada menos que un 86% menos de beneficio en términos interanuales) y que en definitiva no les compensa seguir fabricando internamente los equipos.

Ello no quiere decir que Hitachi vaya a dejar el negocio de los televisores, sino que como ha hecho Philips recientemente, simplemente subcontrata su fabricación a terceras compañías para ahorrar costes de producción.

Parece que se está produciendo la "tormenta perfecta" en el mercado de televisores japonés, que ve como la fuerte subida del Yen frena las ventas en el extranjero, como el reciente terremoto ha dejado fuera de combate muchas de sus plantas de producción y como finalmente las "nuevas" compañías coreanas están recortando fuertemente las ventas de las marcas clásicas de toda la vida.

Comparte este artículo