Despidos masivos en Panasonic: ¿Peligran sus famosos plasmas?:

Muy malas noticias nos llegan desde el lado económico de Panasonic. Más de uno pensará, que a el no le interesan demasiado esas enfarragosas noticias, llenas de números, "forecast" y demás parafernalia. Que lo suyo es centrarse en qué televisor elegir y punto. Puede ser una opción perfectamente aceptable, pero resulta que tu próximo televisor, puede que que te lo compres o no, por noticias como esta.

Al parecer las cosas no están yendo bien en Panasonic. La cosa es grave ya que acaba de anunciar que tiene previsto meter un fuerte "tijeretazo" a toda su plantilla a nivel mundial. Si ya se habían "deshecho" de nada menos que 18,000 trabajadores, ahora tienen en mente despedir a otros 17.000 (un 5% del total de la plantilla).

Muchos pueden ser los motivos de este recorte: quizás la sobredimensión de la empresa tras la adquisición de la casa Sanyo, la crisis económica que vive Japón o quizás el reciente terremoto con sus devastadoras consecuencias. La cosa no pasaría de ahí, si no fuera porque este drástico recorte de personal, viene de la mano de un cambio tanto en su política de marca, como en la filosofía de empresa y la línea de negocio. La cada vez más feroz competencia de marcas chinas y coreanas, están dejando su negocio de electrónica de consumo bajo mínimos y cada vez menos rentable.

No es de extrañar, puesto que a excepción de unas pocas marcas asiáticas, casi todas las divisiones de televisores están dando pérdidas actualmente. Todo gracias a las políticas de tirar los precios hacia la baja, de casas como Samsung o LG, contra los que gigantes como Sony, Philips y ahora Panasonic, parece que no pueden competir. Os recordamos que hace escasos dias, Philips anunciaba que se retiraba del mercado de televisores de consumo.

Al parecer, desde la dirección de Panasonic le quieren dar un giro de 180º a la casa, de forma que en un futuro próximo su core bussines se centre menos en electrónica de consumo, para dirigirse hacia otros sectores con más perspectivas y menor competencia a largo plazo, como la fabricación de baterías para automóviles, pilas de combustible (de hecho ya se encuentran trabajando en una nueva batería junto a Sanyo) y equipamiento medioambiental.

Si esto llega a producirse, puede que abandonen la fabricación de televisores (y por extensión de sus famosos plasmas), por lo que se convertirían ya en la tercera casa que seguiría ese camino (después de Pioneer y Philips). Habrá que ver como evoluciona todo, pero en cualquier caso, la cosa no pinta nada bien....