Los montadores huyen del recién presentado Final Cut Pro X

Hace escasas semanas que ha salido a la luz la última versión de uno de los programas más famosos de edición no lineal y se ha liado parda. Evidentemente, nos referimos al nuevo Final Cut Pro X que se presentaba a comienzos de este mismo mes de junio. Con look totalmente rediseñado, en un principio parecía que acercaba los editores profesionales al mundo de los aficionados. Eso era lo que se pensaba en un principio, pero conforme han ido pasando los días, la que se ha montado ha sido de órdago.

Los cambios han sido tan radicales y tan errados, que lo que Apple ha logrado es que toda la comunidad de profesionales que hicieron del Final Cut uno de los editores de referencia de todos los tiempos, se le eche encima. Ahora ya no estamos ante un editor profesional: estamos ante un iMovie avanzado para usuarios domésticos. ¿Pruebas?

  • No se puede capturar ni "volcar" a cinta
  • No hay EDL
  • No tenemos edición multicámara
  • No se puede editar en 3D
  • No.... ¿hace falta que siga?

Todas esas funciones son ESENCIALES en el trabajo de cualquier montador profesional. Sobre todo la primera de ellas y el no incluirlas es esta nueva versión demuestra cuál es el público en que está interesado Apple. Prueba de ello, es el vídeo que acompaña a este artículo. En él, se desgranan todas las funciones que anteriormente estaban presentes en el programa y que ahora (para hacerlo más amigables para los usuarios domésticos) han simplemente desaparecido.

Supongo que Tito Jobs sabrá lo que está haciendo, pero dudo mucho que las compañías de postproducción se queden ancladas en un software que no contará ya con más actualizaciones, si la nueva versión no cumple con sus necesidades. Me veo una desbandada general hacia AVID o Vegas. Eso, o que Apple saque una nueva versión "Pro Pro" con todo lo que le falta ahora....