Vizio renueva catálogo con televisores 3D, procesadores VIA y Google TV

El fabricante norteamericano Vizio continúa liderando los rankings de ventas de televisores en Estados Unidos un trimestre más. Para mantenerse alejado de la competencia, no hay nada mejor como renovar catálogo y distanciarse de posibles competidores. Y vaya si lo ha hecho, puesto que el arsenal que acaba de presentar para los próximos meses, es más que contundente. Yo si fuera la competencia, me echaría a temblar con la que se avecina.

Así, entre sus nuevos televisores estrella, se encuentran los equipos en formato 21:9, de 50 pulgadas, que cuentan como único competidor a los equipos de Philips, pero en otro rango de precios totalmente diferente. Como no les llega sólo con hacerle frente al fabricante holandés, han decidido darle fuerte en la línea de flotación de otro de los fabricantes coreanos que más daño le pueden hacer por su agresiva política de precios: LG. En este caso, Vizio les hace frente con nuevos televisores 3D de la Serie M3D. Basados en retroiluminación Edge-LED, frecuencia de refresco de 240HZ y como no, compatibles con las mismas 3D pasivas que los equipos Cinema 3D de LG. Incluirán 4 pares de gafas 3D pasivas e incluso se podrán controlar a trevés de su nuevo mando a distancia por Bluetooth.

Y por último, tampoco se han olvidado de Google, Sony, Logitech y su Google TV; puesto que para ellos va dedicada la Serie XVT6. La joya de la corona del fabricante y que cuenta como activo principal, la inclusión de un procesador VIA Plus y la presencia del más que esperado Google TV 2.0 basado en Android 3.1. Disponibles en 55 y 47 pulgadas, incluirán paneles LCD de 480Hz, compatibilidad 3D pasiva, 4 pares de gafas 3D de regalo y mando a distancia por Bluetooth. Eso si, habrá que esperar hasta las Navidades para poder disfrutarlos.

Todos ellos, a una fracción del coste que tendrían equipos de similares características en las marcas más reconocidas del sector; lo cual explica a las claras el secreto del éxito del fabricante: dar lo mismo por menos, aunque no sea en igualdad de calidades.